Archivo para Personalidad

Ríos de pasión

Posted in Aprendizaje, enseñanzas, MIS ESCRITOS, Personalidad, Tristeza, soledad, melancolía with tags , , , , , , , , on 21/09/2014 by ena4

agua y cielo

 

 

Soy una persona que ha tocado rara vez el cielo con las manos, pero lo he tocado en más de una ocasión. Soy una persona que rara vez ha tocado los subsuelos, pero también los he acariciado en más de una ocasión. He estado arriba, muchísimas veces, y he estado abajo puede que muchísimas más.

Quizás por ello, o quizás no, en mi fluyen miles de ríos más extensos y caudalosos que el más grande que se conozca en este mundo.

Tengo ríos de inmensa tristezas, de aquellos que parece que nunca se vayan a secar, pero que sorprendentemente, se secan mucho más rápido de lo que es habitual en otras personas. Ríos secos, pero que siguen sus apasionados surcos impresos en mi.

Tengo ríos que transmiten paz, cargados de aguas brillantes y cristalinas, llenos di vida y vivencias, ricos en todos los sentidos y que por suerte, no se han secado ni creo que nunca lo hagan porque empiezo por respetarlos.

Tengo en mi cascadas de ira, odio, de ganas de venganza, de agonías, de ganas que se haga justicia.. Llámenlo como quieran según sus conciencias se lo permitan porque las ganas de justicia no es más que venganza, odio o ira camufladas en palabras menos ardientes o políticamente correctas. Bien yo no lo camuflaré, tengo todas esas cascadas en momentos de mi vida, sobre todo cuando golpea fuerte o de forma injusta o cuando la infamia sobre mi persona o sobre mi familia galopa hasta lugares donde creías que jamás podría entrar una mala palabra sobre ti.

Tengo cascadas muchísimo más grandes que las anteriores, llenas de amor, de dulzura, de empatía, de buen hacer, de calor, de amabilidad y respeto, que por suerte, son mucho más grandes que las otras, y por tanto, impiden que me tome la justicia por mi mano, guardar un enfado demasiado tiempo, o albergar un rencor dentro de mí.

A pesar de que a veces en mi hay lluvias de mil mentiras, soy una persona honesta y sincera.

En mi casa, se hizo de todo para que tuviéramos estudios, los menesteres básicos cubiertos y la educación que sólo se puede recibir en una casa honesta de no hacer daño gratuitamente, no aprovecharse de nadie, ni ir con artimañas deshonestas para encadenar otras almas. Se nos enseñó a defendernos también y a no creernos ni más ni menos que nadie. y luego se nos dio el libre albedrío para hacer con lo aprendido lo que quisiéramos, según nuestra conciencia o según cómo se haya interiorizado esas enseñanzas y/o creencias.

Por todo ellos quizás soy honesta, directa y excesivamente sincera, sin pretender influenciar en nadie, pero sí dando pie a que las personas se piensen, se sientan, se perdonen y aprendan a vivir con ellos mismos sin las máscaras que hoy las sociedades, los profesionales y las nuevas modas nos obligan a  imprimir.

Cuando estoy triste lloro, y no me importa que las nuevas tendencias digan que no debamos de llorar, sino que hay que mirarse a un espejo y decir que fuerte soy, que maravillosa persona y que la divinidad está dentro de mí, o qué he aprendido de esto… a veces las cosas llegan sin enseñanza y lo mejor que se puede hacer es llorar para secar el río de amargura que se ha creado dentro de ti, o gritar, o correr sin parar, o decir cuatro cosas a los causantes de esa riada, y luego ya pensarás cómo, cuándo, por qué, y si realmente lleva una enseñanza, pero lo primero es secar el río antes que se haga más caudaloso o antes que te arrastre a cosas peores.

Tengo 42 años, a lo largo de mi vida, he dado mucho, quizás demasiado y lo que he conseguido es que sanguijuelas de todos los tamaños y colores, se aprovechen de mí y me manipulen a mí y al entorno como les dé la gana, incluyendo personas de mi familia… he tragado, he callado, he intentado razonar hasta que al final he dicho esta boca es mía (y a veces de forma no muy correcta, vomitando esos raudales que ha borbotones recorrían mi cuerpo), y por tanto, cuando exiges respeto pasas a ser la mala de la película. Pero estos 42 años, me han llevado a darme cuenta, que esos vampiros, siempre están ahí, y que por mucho que calles, quieras o ames, ellos jamás repararán en el daño que te hacen, porque ellos son el ombligo del mundo, y necesitan de tu sangre para sobrevivir, y cuando les falta la sangre, tú eres el usurero que les ha quitado su alimento para existir.

Sí, tengo 42 años, y he aprendido, que mi bondad hace que vaya, una, dos y también tres veces pero que el cansancio me puede, y ya no quiero, ni pierdo el tiempo más de tres veces con personas deshonestas, que se creen que sólo ellos tienen sentimientos, que se creen superiores y por ello con el bastón de mando para herir, justiciar, o adjudicar penas.

Con 42 años, no he perdido la capacidad de perdonar, pero si he adquirido otra mucho mejor que es la de alejar, de no tener miedo a que me juzguen injustamente, de no tener miedo a la soledad y que a la primera que debo respetar es a mí misma. Y he aprendido que con ello se ahorra una mucho tiempo y muchísimos dolores de cabeza, aunque no niego que a veces sigue doliendo por las personas que menos los merecen.

Con 42 años, he tenido todo tipo de riadas, de las que destrozan y se llevan todo a su paso, de las que refrescan y alegran, de las que te hacen respirar profundo, y de las que te hacen aguantar la respiración. Riadas que a veces te han hecho sentir que no puedes nadar más y quieres dejarte hundir, y riadas que a pesar de ser mucho más violentas te han hecho luchar con más garras y fuerzas.

Sí he tenido una vida intensa, y ávida de miles vivencias que no quisiera que pasaran los enemigos más grandes, pero también de aquellas tan genuinas y buenas que quisiera que todo el mundo las pasara aunque sólo fuera una vez.

He conocido en mi vida a un ángel, y a miles de demonios, de los cuales, los peores han sido los que se han escondido detrás de las palabras amor, soy feliz y no tengo penas (que contra más alto o veces lo dicen suele ser todo lo contrario), de Dios y de la bondad.. pero la luz de ese ángel, me insufló tanta vida, que por mucho que hayan querido desgarrarme, ahuyentarme, pisotearme, siempre he acabado en ese torrencial de amor que sigue en mi, a duras penas, magullada y a veces incluso un poco más muerta que viva, pero sea como sea, sigo ahí fluyendo.

Seré odiosa, por no camuflar las palabras, me borrarán, me eliminarán de sus vidas, y dirán cosas políticamente correctas o se inventarán cosas sobre mi vida por si se me ocurre acudir a algún conocido que no crean otras versiones.. pero la verdad, y todos los que se han enfrentado conmigo lo saben perfectamente, es que jamás juego con los sentimientos de nadie, soy clara en lo que quiero, doy más de lo que debería, no me aprovecho y nunca, nunca, hago a nadie lo que no me gustaría que me hicieran, no me vendo por dinero, ni posición social y prefiero mil veces vivir con trozo de pan duro y roñoso que coger el dinero que no he ganado.

Será quizás que también uno de mis ríos caudalosos va cargado de orgullo y honor, bien o mal entendido…  quizás sí, no lo sé, pero sea un defecto o no, nunca me arrastro ni para conseguir dinero, ni mucho menos para robarlo, ni para tener una familia, ni mucho menos obligar a nadie a tenerla, ni para tener una pareja o no,  ni siquiera para tener un mejor bienestar.. por eso si algo realmente me duele, es que haya personas que me ataquen y levanten calumnias en estos temas, que mancillen toda mi vida con palabras sin control cargadas de mentiras.

Tengo mil raudales, riadas, lagos y mares en mi, algunos secos otros no, unos beneficiosos, otros no, unos se desbordan cuando menos lo esperas y otros dan vida, pero tengo ya 42 años para decir a tantos demonios basta ya, conozcan sus riadas, sus prepotencias,  y no se inventen las mías, que bastante tengo ya con las que tengo, como para que se traigan sus tormentas inventadas o creídas, a mi ser.

Anuncios

A medida que pasa el tiempo

Posted in enseñanzas, Esperanza, luminiscencia, MIS ESCRITOS, Parejas, amor y desamor, Personalidad with tags , , , , on 26/07/2014 by ena4

 

CAMINO EN LA CIUDAD

 

 

A medida que pasa el tiempo, te sueles dar cuenta que no todo lo que pasa en tu vida lleva una lección o es porque te lo merezcas, simplemente las cosas pasan porque sí. A veces, muchas veces, aprendes algo de ellas, otras muchas no aprendes porque no hay nada que aprender. Unas veces te mereces lo que te pasa, otras muchas no, pero pasa igual. A veces siembras lo que has cosechado, otras veces llegan tempestades y se llevan tu cosecha, sin ser justa, sin tener porqué, pero pasa, y no hay nada que se puede hacer salvo levantar el vuelo cuanto antes, y no dejar que las heridas te impidan continuar el camino. Así aprendes, que la generalización, buena o mala, no es el camino, no a todos los que les pasa cosas malas, son malos, no a todos los que les pasa cosas buenas, son buenos, la vida no siempre da lo que cada uno se merece, y los seres humanos menos.

Quizás en cada cosa puede que haya un porqué, pero a veces, es mejor no preguntárselo, pues eso lleva a la depresión. Otras muchas aunque te lo preguntes, no hay ese porqué, y estancarás tu vida preguntándolo y de nuevo ha pasado porque sí, como un número aleatorio que te ha tocado, y ya está.

Los amores, o desamores, aún son más aleatorios, y más injustos que nada en este mundo. Se buena, ingenua, confía, cree, trata con respeto, entrégate entera, sé sincera y ama, y probablemente serás utilizada, insultada, despreciada, tratada de mentirosa y tirada cuando aparezca otra persona que dé más estatus, posea más belleza, juventud, ame menos, entregue menos y reciba más. Pero no siempre es así, por eso si esa es tu forma de actuar, no temas a esos seres superficiales que cada vez nos invaden más, porque no estarás completa si no lo haces, porque no estarás viviendo la vida tal y como quieres.

A medida que pasa el tiempo, te das cuenta que aunque sufras y te degraden, ser auténtico es lo mejor que puedes legarte a ti mismo, es tu mejor aprendizaje, y la manera en que más tranquilo vives contigo mismo, aunque a veces, no con los demás porque digan lo que digan, hoy en día no se busca autenticidad, la hipocresía hoy es la reina de las fiestas, y casi siempre va cogida de la mano de la maldad y detrás de ellas anda la competitividad.

Las tres damas varoniles andan estiradas y con las cabezas bien altas desafiando todo lo que no sea como ellas, o no tengan una bonita imagen, y una inmensa mayoría las aplaudirán a su paso, como si realmente sea lo deseado. Aprenderán de ellas y ejercerán sus lecciones y de nada, de nada, te servirá decir que la vida todo lo pondrá en su lugar, ni que ya sembrarás lo que has plantado, ni que de pronto, todos, como si se hubieran dado un golpe en la cabeza, descubrirán tus cualidades, pues no es así, y a la mayoría no les importan, salvo para utilizarte y luego tacharte de mala si osas defenderte ante las injusticias.

Cuando pasa el tiempo, te das cuenta que la vida es una mala política, que crea monstruos en las sociedades que creen ser buenos, y destruye a los buenos para que su luz no deslumbre a nadie.

Pero, a medida que pasa el tiempo, también te das cuenta, que nada merece la pena si renuncias a tu ser, aunque no sea exitoso, aunque no siga la corriente. Que tu vida individual la puedes llenar de tus mejores sonrisas, tus mejores acciones, y de todo lo que para ti sea esencial, sin importar mucho el resto. Que en ti mismo está el centro de caminar, cómo y dónde quieres, o tirarte en el camino y no caminar más aunque todos digan que constantemente debes hacerlo, porque vivir, no tiene que significar que siempre andes, porque el construir no es andar, y porque el avanzar, no es caminar, puedes hacerlo tirado al lado de un camino, o en medio de éste si tú consideras que es mejor para ti, y puedes crear desde ese punto, tanto o más como los que constantemente caminan buscando, deseando encontrar, o recibir lo que las vida le debe, porque a veces camina y crea mucho más el que vuela soñando inmóvil desde su propia vida, al que camina sin cesar buscando sin saber el qué.

A medida que pasa el tiempo, te das cuenta, que el camino puede estar creándose dentro de ti, y no bajo tus pies.

Yo lato, no maquino

Posted in Aprendizaje, MIS ESCRITOS, Personalidad with tags , , , , on 25/09/2013 by ena4

13 con logotipo ena4

Está claro que vivimos en mundo donde cada vez funciona más la cabeza dejando de lado todo sentimiento, todo aquello que viene del corazón. Cada día así, vemos actos más deshumanizados pues actuamos como computadoras, en la que nada, ni nadie importa, sólo el fin que queremos obtener.

En medio de ese mundo frío y deshumanizado, cada vez, me siento más extraña, como si fuera de otro mundo o viva una época que no me corresponde.

Si se busca pareja, se busca para no quedarte solo, para tener hijos, para subir tu clase social, para aumentar tu economía, para cambiar de país, por tener sexo más seguro, pero rara vez, muy rara, por amor. Luego todos esos fines, se les llama amor, pero todos sabemos que no lo son. Nuestro corazón no late por la persona que tenemos al lado, sino que late por lo que nos puede aportar, por el fin que buscamos, y no por él o ella en sí mismos. Esto me causa una pena profunda y absoluta, pues no creo que haya peor cárcel que la de una relación donde se confunde la palabra amor con necesidad, ni mayor soledad que la de estar acompañado y sentirte desolado porque realmente estás sólo.

No entiendo cuándo el mundo de los sentimientos se paró, y pasamos todos a ser autómatas, no sé cuándo dejamos de tender la mano si no había un beneficio detrás, no sé cuándo dejamos la amistad de lado para utilizar a todos como herramientas o vehículos para lo que realmente queremos, no sé cuándo en vez de conseguir logros por esfuerzo o trabajo, se empezaron a conseguir pisando cuellos o utilizando los sentimientos de alguien, pero la cosa, es que en algún momento el mundo cambió su giro y va en sentido contrario al que debería caminar.

Dónde quedaron esos amores tan apasionados que hacían vibrar por los cuales se luchaba y se vivía, dónde quedó la feminidad de las mujeres, la palabra de un hombre o el despertar en el alma de un sentimiento puro. Cuándo se apeó el alma del cuerpo y se introdujo una máquina, fría, cruel, que a veces echa chispas pero de rabia, no de pasión.

Aunque uno de mis autores preferidos es Shakespeare, no estoy de acuerdo tampoco con los amores que matan, con depender excesivamente de alguien porque debes vivir y ser por ti mismo, y sólo así, tendrás un amor de igual a igual y sincero, no una dependencia destructiva y catastrófica como él narra en algunas de sus historias, pero si me dan a elegir entre los amores sobre los que escribía Shakespeare y lo que hoy vivimos, indiscutiblemente elegiría esos romances cargados de romanticismo, pues lo de hoy me resulta abrumador, carente de vida, de pálpito, de alegría y de ternura.

Hoy casi nadie llora, y quien lo hace, lo hace en solitario, casi nadie ríe, y esto ni en solitario siquiera, casi nadie entiende la palabra amar aunque se utiliza de forma constante y carente de todo significado, nos inculcan amarnos a nosotros mismos, pero nadie inculca amar al prójimo, nos inculcan el hacernos respetar, pero nadie inculca el respeto hacia los demás, nos inculcan el competir por todo, sin importar cómo, sólo debes ser el mejor, nos inculcan que las personas que no se consideran jóvenes en esta sociedad son como una lacra para la misma, pero nadie habla de la experiencia que pueden aportar.

Tenemos e-mail, twiter, whatsapp, facebook, y un sin fin de páginas para tener contactos, sin embargo, le negamos el saludo al que está al lado y, en la mayoría de casos, nadie escribe un pequeño mensaje a aquella persona que dice amar, para darle los buenos días, para preguntarle cómo va su día, para decirle que la/lo quieres, sin embargo, inmediatamente cuando hay problemas, nos dedicamos a escribir mails insultantes, carentes de sentido, de humanidad, y cargado de demasiadas palabras mal sonantes, porque ni siquiera nos paramos a entender al otro, ellos nos tienen que entender siempre a nosotros, no importa cómo sean ellos o lo que sientan, lo que importa es cómo somos nosotros, y así, a veces, las relaciones se basan en luchas de poderes en vez de uniones para ser más fuertes, porque sólo el amor, la empatía, la unión nos hace más fuerte, la individualidad, te hace débil, te hace desgraciado, y de qué sirve “ganar” al otro, o tener razón, ¿no es mejor estar tranquilo?.. se pide siempre que ceda el otro, porque nosotros no tenemos nunca porqué ceder.

No sé si vivo en un mundo de locos, o la loca soy yo, pero sé que ésta no es mi época, tengo demasiado corazón para ella. A veces lloro, y mucho, otras estoy feliz, pero vivo, siento, amo, disfruto y sufro con todo el corazón, no veo a los demás como un objetivo para conseguir o paliar mis necesidades, ni piso cuellos para conseguir lo que quiero, no suelo mentir. Tengo mis defectos y por supuesto, a veces para mi es más importante que me den la razón que estar tranquila, pero en todo caso, mis defectos a veces son fruto de tanta injusticia que se da cuando eres sincera, amorosa, tienes alma, y te patean una y otra vez, y al final, aunque no te guste, acabas sacando las garras, pues la pasión se demuestra de muchas maneras, y no siempre es positiva.

En todo caso, no sé si el mundo gira al contrario, o soy yo la que voy en contra dirección, no sé si el mundo está loco o lo estoy yo, no sé si hay personas como yo, o soy una extraterrestre en este planeta, sólo sé que sea como sea, no quiero ser una computadora, prefiero sufrir y latir, sentirme incomprendida o fuera de lugar, pero a fin de cuentas, vivir cada día con la satisfacción de que he hecho algo por alguien, y no sólo por mí misma, y con la alegría de que cuando amo, saber que amo al ser que tengo al lado y no a lo que me pueda aportar.

charlesmanher.wordpress.com/

Lo que nunca te dije

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

La Reina del Low Cost

tu blog de moda real

ENA 4

Mis Escritos y otros escritos

Inteligencia emocional y otras habilidades

Un blog para la gente que ha despertado y que desea conocerse a sí misma, así como mejorar cada día en la gestión emocional y afectiva.

quetediria

A great WordPress.com site