Archive for the Tristeza, soledad, melancolía Category

Buscando un sueño

Posted in MIS ESCRITOS, Tristeza, soledad, melancolía on 19/02/2017 by ena4

img_20170219_150836_773

Vives en un cuarto oscuro y, cuando encuentras una salida, entras en otro cuarto más oscuro y más pequeño. A veces falta aire, tiempo e incluso energía para encontrar una nueva salida pero lo que nunca falta son sueños… porque sin un sueño dejas de luchar y te rindes ante la adversidad. Por eso busco desesperadamente un gran sueño antes de que se acabe mi tiempo. Un sueño… Un pequeño sueño…

Anuncios

FINGIR

Posted in MIS ESCRITOS, Parejas, Parejas, amor y desamor, soledad, Tristeza, Tristeza, soledad, melancolía on 07/09/2016 by ena4

 

enstyle1473277549810

 

Ya no sé qué es perder el control.
¡Todo es tan diferente! ¡Soy tan diferente!
Me cuesta sonreír como antes, también llorar como antes.
Mi corazón parece relentizado en una habitación oscura y mi garganta cerrada frente a las palabras que quieren salir pero no lo hacen.
Así finjo los días felices con muecas de sonrisas.
Espero que te vayas en vez de verte regresar. Me escondo en faenas y deberes para no mirarte a los ojos.
Cumplo, sólo cumplo con lo que se espera hasta que llega la noche y, entre sueños, vuelvo a sonreír, a gritar, a llorar, a desear.
Tú mataste quien yo era y yo me dejé morir y yo ya no sé qué es perder el control. ¡Todo es tan diferente! ¡Soy tan diferente!.
Me cuesta sonreír, también llorar… y mi garganta cerrada desea no ser invadida por tu aliento, para no tener que reprimir el salir huyendo y simplemente fingir.
Me cuesta sonreír como antes, también llorar, a veces me cuesta respirar y mi garganta cerrada no deja salir las palabras que quiero decir: “Esto es el fin” , las palabras que no quieres oír.

Así que simplemente se trata de fingir, ¡pero me cuesta tanto sonreír!
Ya no sé qué es perder el control.

Un sueño en mi cama

Posted in Amistad, Deseo o lujuría, Esperanza, luminiscencia, MIS ESCRITOS, Parejas, amor y desamor, Tristeza, soledad, melancolía on 30/11/2015 by ena4

amor frase cantante

Un sueño se filtró hoy en mi cama y por fin pude reconocerte en él.

Tu boca grande e intensa no era una línea de frialdad, no se abría sólo para hundir, criticar o pedir. Era igual de intensa pero sonreía, amaba, jugaba y estaba siempre relajada. ¡Eras tan feliz! ¡Era tan feliz!

Me pregunto porque en la vida real todo es tenso, deprimente, reproches y rechazos cuando en sueños te acaricio, me acaricias sin parar, reímos, jugamos, nos divertimos y deseamos.

Un sueño se filtró hoy en mi cama y por fin pude reconocerme en él.

 

Ríos de pasión

Posted in Aprendizaje, enseñanzas, MIS ESCRITOS, Personalidad, Tristeza, soledad, melancolía with tags , , , , , , , , on 21/09/2014 by ena4

agua y cielo

 

 

Soy una persona que ha tocado rara vez el cielo con las manos, pero lo he tocado en más de una ocasión. Soy una persona que rara vez ha tocado los subsuelos, pero también los he acariciado en más de una ocasión. He estado arriba, muchísimas veces, y he estado abajo puede que muchísimas más.

Quizás por ello, o quizás no, en mi fluyen miles de ríos más extensos y caudalosos que el más grande que se conozca en este mundo.

Tengo ríos de inmensa tristezas, de aquellos que parece que nunca se vayan a secar, pero que sorprendentemente, se secan mucho más rápido de lo que es habitual en otras personas. Ríos secos, pero que siguen sus apasionados surcos impresos en mi.

Tengo ríos que transmiten paz, cargados de aguas brillantes y cristalinas, llenos di vida y vivencias, ricos en todos los sentidos y que por suerte, no se han secado ni creo que nunca lo hagan porque empiezo por respetarlos.

Tengo en mi cascadas de ira, odio, de ganas de venganza, de agonías, de ganas que se haga justicia.. Llámenlo como quieran según sus conciencias se lo permitan porque las ganas de justicia no es más que venganza, odio o ira camufladas en palabras menos ardientes o políticamente correctas. Bien yo no lo camuflaré, tengo todas esas cascadas en momentos de mi vida, sobre todo cuando golpea fuerte o de forma injusta o cuando la infamia sobre mi persona o sobre mi familia galopa hasta lugares donde creías que jamás podría entrar una mala palabra sobre ti.

Tengo cascadas muchísimo más grandes que las anteriores, llenas de amor, de dulzura, de empatía, de buen hacer, de calor, de amabilidad y respeto, que por suerte, son mucho más grandes que las otras, y por tanto, impiden que me tome la justicia por mi mano, guardar un enfado demasiado tiempo, o albergar un rencor dentro de mí.

A pesar de que a veces en mi hay lluvias de mil mentiras, soy una persona honesta y sincera.

En mi casa, se hizo de todo para que tuviéramos estudios, los menesteres básicos cubiertos y la educación que sólo se puede recibir en una casa honesta de no hacer daño gratuitamente, no aprovecharse de nadie, ni ir con artimañas deshonestas para encadenar otras almas. Se nos enseñó a defendernos también y a no creernos ni más ni menos que nadie. y luego se nos dio el libre albedrío para hacer con lo aprendido lo que quisiéramos, según nuestra conciencia o según cómo se haya interiorizado esas enseñanzas y/o creencias.

Por todo ellos quizás soy honesta, directa y excesivamente sincera, sin pretender influenciar en nadie, pero sí dando pie a que las personas se piensen, se sientan, se perdonen y aprendan a vivir con ellos mismos sin las máscaras que hoy las sociedades, los profesionales y las nuevas modas nos obligan a  imprimir.

Cuando estoy triste lloro, y no me importa que las nuevas tendencias digan que no debamos de llorar, sino que hay que mirarse a un espejo y decir que fuerte soy, que maravillosa persona y que la divinidad está dentro de mí, o qué he aprendido de esto… a veces las cosas llegan sin enseñanza y lo mejor que se puede hacer es llorar para secar el río de amargura que se ha creado dentro de ti, o gritar, o correr sin parar, o decir cuatro cosas a los causantes de esa riada, y luego ya pensarás cómo, cuándo, por qué, y si realmente lleva una enseñanza, pero lo primero es secar el río antes que se haga más caudaloso o antes que te arrastre a cosas peores.

Tengo 42 años, a lo largo de mi vida, he dado mucho, quizás demasiado y lo que he conseguido es que sanguijuelas de todos los tamaños y colores, se aprovechen de mí y me manipulen a mí y al entorno como les dé la gana, incluyendo personas de mi familia… he tragado, he callado, he intentado razonar hasta que al final he dicho esta boca es mía (y a veces de forma no muy correcta, vomitando esos raudales que ha borbotones recorrían mi cuerpo), y por tanto, cuando exiges respeto pasas a ser la mala de la película. Pero estos 42 años, me han llevado a darme cuenta, que esos vampiros, siempre están ahí, y que por mucho que calles, quieras o ames, ellos jamás repararán en el daño que te hacen, porque ellos son el ombligo del mundo, y necesitan de tu sangre para sobrevivir, y cuando les falta la sangre, tú eres el usurero que les ha quitado su alimento para existir.

Sí, tengo 42 años, y he aprendido, que mi bondad hace que vaya, una, dos y también tres veces pero que el cansancio me puede, y ya no quiero, ni pierdo el tiempo más de tres veces con personas deshonestas, que se creen que sólo ellos tienen sentimientos, que se creen superiores y por ello con el bastón de mando para herir, justiciar, o adjudicar penas.

Con 42 años, no he perdido la capacidad de perdonar, pero si he adquirido otra mucho mejor que es la de alejar, de no tener miedo a que me juzguen injustamente, de no tener miedo a la soledad y que a la primera que debo respetar es a mí misma. Y he aprendido que con ello se ahorra una mucho tiempo y muchísimos dolores de cabeza, aunque no niego que a veces sigue doliendo por las personas que menos los merecen.

Con 42 años, he tenido todo tipo de riadas, de las que destrozan y se llevan todo a su paso, de las que refrescan y alegran, de las que te hacen respirar profundo, y de las que te hacen aguantar la respiración. Riadas que a veces te han hecho sentir que no puedes nadar más y quieres dejarte hundir, y riadas que a pesar de ser mucho más violentas te han hecho luchar con más garras y fuerzas.

Sí he tenido una vida intensa, y ávida de miles vivencias que no quisiera que pasaran los enemigos más grandes, pero también de aquellas tan genuinas y buenas que quisiera que todo el mundo las pasara aunque sólo fuera una vez.

He conocido en mi vida a un ángel, y a miles de demonios, de los cuales, los peores han sido los que se han escondido detrás de las palabras amor, soy feliz y no tengo penas (que contra más alto o veces lo dicen suele ser todo lo contrario), de Dios y de la bondad.. pero la luz de ese ángel, me insufló tanta vida, que por mucho que hayan querido desgarrarme, ahuyentarme, pisotearme, siempre he acabado en ese torrencial de amor que sigue en mi, a duras penas, magullada y a veces incluso un poco más muerta que viva, pero sea como sea, sigo ahí fluyendo.

Seré odiosa, por no camuflar las palabras, me borrarán, me eliminarán de sus vidas, y dirán cosas políticamente correctas o se inventarán cosas sobre mi vida por si se me ocurre acudir a algún conocido que no crean otras versiones.. pero la verdad, y todos los que se han enfrentado conmigo lo saben perfectamente, es que jamás juego con los sentimientos de nadie, soy clara en lo que quiero, doy más de lo que debería, no me aprovecho y nunca, nunca, hago a nadie lo que no me gustaría que me hicieran, no me vendo por dinero, ni posición social y prefiero mil veces vivir con trozo de pan duro y roñoso que coger el dinero que no he ganado.

Será quizás que también uno de mis ríos caudalosos va cargado de orgullo y honor, bien o mal entendido…  quizás sí, no lo sé, pero sea un defecto o no, nunca me arrastro ni para conseguir dinero, ni mucho menos para robarlo, ni para tener una familia, ni mucho menos obligar a nadie a tenerla, ni para tener una pareja o no,  ni siquiera para tener un mejor bienestar.. por eso si algo realmente me duele, es que haya personas que me ataquen y levanten calumnias en estos temas, que mancillen toda mi vida con palabras sin control cargadas de mentiras.

Tengo mil raudales, riadas, lagos y mares en mi, algunos secos otros no, unos beneficiosos, otros no, unos se desbordan cuando menos lo esperas y otros dan vida, pero tengo ya 42 años para decir a tantos demonios basta ya, conozcan sus riadas, sus prepotencias,  y no se inventen las mías, que bastante tengo ya con las que tengo, como para que se traigan sus tormentas inventadas o creídas, a mi ser.

Incomprendida (no sé si te pasó, a mi sí)

Posted in MIS ESCRITOS, Parejas, amor y desamor, Tristeza, soledad, melancolía with tags , on 25/10/2013 by ena4

desamor

No sé si alguna vez te pasó que sentiste que nadie te comprendía, que vagabas en un mundo al cual parecías no pertenecer .

No sé si alguna vez te sentiste fuera de lugar, que jamás alguien podría amarte realmente como eres, que no eres importante o pareces invisible por esfuerzo que pongas en que a los que amas te correspondan.

No sé si alguna vez te decepcionaron, te injuriaron e inventaron historias sobre ti, sólo para justificar malos comportamientos y te sentiste avergonzada por algo que no habías hecho, temiste las miradas y los dedos incriminatorios como si se tratara de una caza de brujas contra ti.

No sé si derramaste lágrimas cargadas de pena, que te iban vaciando el alma, y si tuviste que aguantar muchos: “ya te decía yo”

No sé si alguien te dijo alguna vez que deberías poner los pies en el suelo, y dejar de soñar, que posiblemente con tu carácter o físico nunca tendrías lo que tanto anhelabas, y que tú debías trabajar porque la suerte eran para otros.

No sé si alguna vez te preguntaste el por qué, qué habías hecho para merecer todo lo que te pasaba y por qué habiendo en el mundo personas tan malas y falsas, eran tan valoradas, amadas y tenían tanta suerte, y tú que te considerabas buena persona sólo recibías ataques y desprecios.

Quizás te pasó, a mi también, pero el error empieza en preguntarte un por qué, porque la búsqueda de los porques, sólo dice que crees realmente que tú eres la culpable de lo que te pasa… bien a veces somos responsables, pero no culpables, porque no es culpable aquel que da sino aquel que recibe y en vez de agradecer aún pide más, es culpable el que se inventa historias para dejarte mal para salvar su cuello, y todos aquellos que desdibujan una sonrisa cada día. Pero sí que eres responsable de permitir que esa gentuza reste tu felicidad, reste tu confianza y reste que dejes de soñar.

Cuando te pasen todas esas cosas, abre paréntesis en tu vida, y llénalos de sueños que te hagan sonreír, abre paréntesis que te permitan buscar objetivos, y que ese objetivo se base en ti, no en otra persona, respira hondo y vuelve a abrir más paréntesis llenos de colores, besos y sonrisas, y crea arco-iris para poder saltar de un sueño a otro, porque no es cierto que nadie te pueda amar por cómo eres, porque piensa que grandes asesinos, personas sumamente malas y egoístas, frías y calculadoras, han sido amadas, entonces…¿por qué alguien no podría amarte a ti?

Simplemente sigue tratando bien a quien se lo merezca, da lo mejor de ti, incluso a quienes no lo merecen, pero sin perder demasiado tiempo en ellos, y camina por tu vida siendo consciente de lo que eres y no de lo que los demás pretenden que seas.

No sé si te pasó alguna vez, a mi sí.

Odio sentir que te echo de menos

Posted in Amistad, MIS ESCRITOS, Parejas, amor y desamor, Tristeza, soledad, melancolía with tags , on 25/10/2013 by ena4

boo de monstruos sa i miss you

 

 

 

Cuando baja la marea y has tenido tiempo de pensar, no puedes evitar echar de menos a ese ser, que aunque sabes que no tiene ningún interés real en ti, te ha hecho en algún momento sonreír.

Te da rabia tener ese sentimiento, pues sabes que en el fondo, no debes dedicar mucho tiempo a las personas que juegan contigo, pero no puedes evitar querer tener mil peleas con ese ser que mil sonrisas con cualquier otro.

Cuando estás rodeada de gente y parece que nadie existe, porque tu pensamiento está volando lejos, tan lejos que no oyes, ni sientes, ni ves, nada de lo que pasa alrededor porque ese ser hacia el que vuelas ha inundado todos tus sentidos, no te explicas cómo, pero lo ha hecho, es cuando más sola te sientes.

Odio echarte de menos, pero lo hago, aunque preferiría seguir enfadada y no tener la capacidad de perdonar, pero tengo un corazón muy grande, y desarrollo enseguida sentimientos protectores, así que no puedo pasar mucho tiempo sin perdonar y sin de nuevo preocuparme porque todo vaya bien en la vida de quienes me rodean. Y tú, para bien o mal, entraste en vida y aunque odio sentirlo y sería más sensato mantenerte lejos,  te echo enormemente de menos.

Para alguien que no me valoró

Posted in amor y desamor, MIS ESCRITOS, Parejas, amor y desamor, Tristeza, soledad, melancolía with tags , on 21/09/2013 by ena4

escribir

Dicen que cuando alguien entra en tu vida no es por casualidad, que unos te dejan mucho y se llevan poco de ti, otros se llevan demasiado y casi no te dejan nada y están los que a partes iguales dejan y se llevan cuando parten. Yo no sé si esto es verdad, porque nada dejaste en mi salvo tu falta de amor.

Recuerdo el día que entraste en mi vida, que sin duda, sí fue una casualidad, una probabilidad de esas que hubiera sido mejor que no se cumpliera, pero ahí estabas.

Casi desde el principio, sin saber cuál era el motivo, captaste mi atención, y desde ese momento estuve pérdida.

La atención la fuiste moldeando a tu antojo, cortejando, mimando, acariciando con tus palabras mis oídos áridos de afectos y mi sonrisa, que de por si ya era constante, se convirtió en permanente convirtiendo una simple atención en un sentimiento.

Una vez trabajado y conseguido el sentimiento, paulatinamente fuiste cambiando, desaparecieron llamadas, mensajes, detalles, e incluso interés, pero yo ya estaba bien enganchada en la telaraña que habías tejido.

Así, sin recibir a penas nada, me mataba porque estuvieras bien, renunciaba a cosas para que tú tuvieras lo que querías, te ayuda en tu trabajo, recibía a tus amigos, veía las películas que a ti te gustaban, y alguna vez osaba a pedir algo, pero ese algo nunca llegaba. Siempre decías, sí claro cuando quieras vamos a ver a tus amigos, cuando quieras vamos al cine a ver algo que te guste, nunca hubo un no por tu parte ante ninguna demanda, pero los dos sabemos que hay miles de formas de decir a algo que no, y así, siempre el día señalado, te atacaba una fuerte jaqueca, te habían llamado de improviso para quedar y no se podía aplazar y siempre “tendremos más días para hacer lo que íbamos a hacer hoy” .. pero esos días nunca llegaban.

Lo siguiente que fue desapareciendo fueron tus ayudas en los quehaceres diarios, siempre había algo importante, así también me convertiste en tu criada. Placenteramente fui haciendo todo, sin darme cuenta que dejaba demasiadas cosas atrás.

Ya por entonces ni siquiera hacíamos el amor sino que todo se basaba en desahogos sexuales o pequeños escarceos que a mí no me complacían, pero te excusaba, porque claro, tú y tus hobbies te dejaban exhausto-

Tampoco podía mantener una conversación contigo, pues tu carácter, que desde el principio fue malo, pasó a pésimo, y por supuesto, a tu trabajo, hobbies, cenas había que añadir las horas de ordenador, de juegos con amigotes, y tu familia. Así que a penas teníamos cinco minutos para hablar, y casi siempre acababa en decepción.

Después vinieron las comparaciones, o fueron a la par que lo otro, la verdad no lo sé, pero sí sé que siempre era peor que tu madre, tu prima, la vecina de al lado o la esposa o novia de algún amigo, pero claro, no podía ser igual, todas las que nombrabas tenían tiempo para ellas porque ellos las amaban de verdad, y por tanto, si a una flor la riegas cada día, florecerá y tendrá más fragancia para ti. Tú en vez de regar, sólo ibas quitando pétalos.

Así contra más esfuerzo ponía para estar bien, las críticas eran mayor, y por tanto, llegó un punto que ya ni me apetecía arreglarme o hacer nada para ti, y me fui escondiendo tras cuatro paredes, la eterna sonrisa se convirtió en muecas de cansancio y la alegría que siempre reinaba en mi, se convirtieron en constantes dolores de cabeza.

Pero ya hace meses que empecé a despertar. Sí sé que dirás que soy una cualquiera, que fue por otro, que tú me lo habías dado todo, pero la verdad es que no me diste nada, salvo desamor. Sé que la mayoría de gente te creerá, porque el problema no es que mientas, sino que crees que lo que dices es verdad, que ya dabas suficiente o incluso demasiado y quizás dabas lo máximo que podías dar, no lo sé, el problema es que lo máximo que dabas no era nada, y en una relación se tiene que dar, pero también recibir, sino no estamos hablando de amor, en una relación se tiene que hablar, sino no estamos hablando de relación, y en una relación se deben respetar las dos individualidades, y aquí sólo se respetaba una. Una relación para que crezca y se haga fuerte hay que alimentarla, regarla, y estar cada día encendiendo esa luz para poder seguir, hay que ir cogidos de la mano, nada de uno atrás y otro delante, sino los dos a la par, en una relación no importa sólo el carácter de uno, pues cada uno tiene el suyo y unas veces tendrá que ceder uno, y otras otro, pero aquí siempre cedía la misma, y si no lo hacía, era castigada de mil maneras, con desprecio, con atención hacia otras o simplemente me ignorabas.

Así que hoy decidí dejar todo atrás y buscar a quien me valore o quedarme conmigo misma, pero ser feliz porque contigo no es sólo que no fuera feliz, sino que puedo decir que ni era, es decir, no existía.

Dicen que cuando alguien entra en tu vida no es por casualidad, que unos te dejan mucho y se llevan poco de ti, otros se llevan demasiado y casi no te dejan nada y están los que a partes iguales dejan y se llevan cuando parten. Yo no sé si esto es verdad, porque nada dejaste en mi salvo tu falta de amor.

charlesmanher.wordpress.com/

Lo que nunca te dije

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

La Reina del Low Cost

tu blog de moda real

ENA 4

Mis Escritos y otros escritos

Inteligencia emocional y otras habilidades

Un blog para la gente que ha despertado y que desea conocerse a sí misma, así como mejorar cada día en la gestión emocional y afectiva.

quetediria

A great WordPress.com site