El violinista

violin

 

Tomado de El Club de la Efectividad

 

Un hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero. Durante los siguientes 45 minutos, interpretó seis obras de Bach. Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino a sus trabajos.

Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música.

Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha.

Al gunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino.

Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el músico. Cuando su madre logró arrancarlo del lugar, el niño continuó volteando su cabeza para mirar al artista. Esto se repitió con otros niños. Todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir la marcha.

En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte dieron dinero, sin interrumpir su camino. El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo si len cio, nadie pareció advertirlo. No hubo aplausos, ni reconocimientos.

Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo, tocando las obras más complejas que se escribieron alguna vez, en un violín tasado en 3.5 millones de dólares. Dos días antes de su actuación en el metro, Bell colmó un teatro en Boston, con localidades que promediaban los 100 dólares.

Esta es una historia real. La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas. La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar al mejor músico interpretar la mejor música ¿ qué otras cosas nos estaremos perdiendo ?

10 comentarios to “El violinista”

  1. Realmente… ¿cuántas cosas nos perdemos por no detenernos a contemplar la belleza? Cada amanecer es único. Sin embargo, nuestro rutinario andar nos encapsula y las mañanas son sólo las horas que dispongo para realizar mis tareas habituales.
    Y cuando la mágica luz de las estrellas iluminan mi noche, enciendo las luces para ver mejor o ver TV.
    Todos los días. Igual.
    Besos, Ena.

  2. xq andaremos tan apurados¡¡¡
    cuantas cosas bellas me habre perdido,buena entrada ena.
    besos y que estes bien

  3. PUes los horarios de trabajo, nos llevan medio locos a todos, no hay tiempo para casi nada, ni para disfrutar de la familia, ni de amigos, ni de nada, y cuando quieres disfrutar de algo, te debes quitar horas de sueño, asi que en 50 años, el alzheimer habrá crecido a pasos agintados!!!
    Si, yo cada vez tengo más sensación de que me pierdo algunas cosas de esta vida.
    Besines y gracias a los dos.

  4. Hola, me parece muy interesante tu blog, ahora que paso por aqui. Y aunque en algun momento me dejaste un comentario en mi sitio se me paso de largo visitar el tuyo pero ahora que lo veo me gusto y me gustaria enlazarme contigo.

    Espero una respuesta.

    Saludos

  5. Esta, bien bien interesante la entrada, la verdad es esa, pasamos tanto tiempo supuestamente ocupados en cosas tan….. mejor dicho, no se que hubiese pasado en mi caso, pero creo que si me hubiese detenido, este tipo de espectáculos son poco comunes aquí, y algo como eso es para llamar la atención, saludos!!

  6. Simplemente genial!

    SALUDOS!

  7. Gracias Dany, me pasé por el tuyo, interesante también.

    Gurzaf gracias. Aquí es habitual ver esos espectaculos, en el metro, o en la calle.

    Gracias Vicky por tu aporte. Tu lugar me gusto mucho, a ver si este finde hay tiempo de leer más entradas tuyas.

    Existencialista!!! a todos no me paro, solo a algunos y cuando no voy camino del trabajo.
    Lo que se puso ya está borrado, y poco me importa lo que piensen personas que no me conocen. En fin, todo aquel que opine, puede opinar lo que quiera, pero ojala no se dieran ese tipo de cosas. Tengo que hacer el apartado de normas. Gracias por no ir al lugar en cuestión. A parte, no sabemos si lo que ponía el dichoso post es verdad.
    Y bueno, de nuevo a hacer filtro, que rollo!!!
    No he escrito, porque estos días, no ando bien, luego ya te explico.
    Ya me han dicho cuatro personas lo del hotmail, pero no sé por qué pasa porque no lo tengo lleno ni nada, mándame a la otra dirección que igual lo reviso. En cuanto al móvil, hasta mañana no lo tengo.
    Me alegro os gustara los lugares.
    Mañana te llamo cuando tenga el móvil y hablamos.

    Besines a todos.

  8. Andres Says:

    dispongo de un violin de 1713 estradivarius, quisiera vender

  9. mayte Says:

    no manches que daria por haber pasado por hay jejejee
    la neto como no podemos apreciar nada solo esperando el pasar de la rutina para morir como un nadie sin nisiquiera pobrar nuestra misma existencia

  10. loana leang Says:

    muy padre y si uno ni cuenta se da de las cosas maravillosas ke nos da la vida , el planeta o kien tenga ke ver con nuestra nuestro entorno diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: