ROMPIENDO LAS CUERDAS DE LAS POBRES MARIONETAS

FOTO REALIZADA POR: HELENA BENTUÉ

 

Hoy una vez más nos sentamos de frente, comentamos los mismos temas de siempre, y se acabaron de nuevo nuestras palabras encerrándonos cada uno en nuestros pensamientos, sin descubrir nuevos secretos.

Vamos, acábate la copa si quieres, o mira tus programas como siempre.

Yo ya conozco tus secretos, ya sé dibujar tu piel con mis manos y los ojos cerrados como si de una ciega se tratara.

 

Tú ya conoces mis secretos, ya sabes cual es mi aroma que dejó de ser embriagador, ya conoces mi cuerpo.

Desnudémonos y compartamos esa intimidad que vuelve a ser igual, y volvamos a repetir el acto de amar. Convirtámonos en marionetas de esta triste comedia, y yo haré lo que sé que te gusta, y tú harás lo que sabes que me gusta como siempre. Mañana volveremos a empezar un nuevo día, con esta triste monotonía, y seguiremos acoplándonos sin descubrir sin hacer nada mágico ahogándonos entre contadas sonrisas.

Y ya no me sorprenderás con flores, porque yo ya sé que me quieres y no tienes porque decírmelo con bombones, ni con sorpresas de infinidad de colores. Ya no tienes que mandarme mensajes improvisados, porque son un gasto innecesario. Para mi cumpleaños no hay postales, ya no recibo poemas porque ya pasamos la etapa del romance para convertirnos en marionetas.

 

Dónde perdimos la capacidad de sorprender, dónde quedó la capacidad de innovar, en qué momento me decepcionaste, me heriste y dejé de luchar porque cada día fuera diferente, por mantener la llama incandescente. En qué momento me empezaste a aburrir, en qué momento me cansé de dar sin recibir. Cuando sepas en qué momento fue, sabrás cuando empezó el principio de nuestra final.

Mil veces compartí contigo mis gustos, mis deseos, pero siempre eran tonterías, siempre tu mundo era mejor que el mío y repetías constantemente: “Si así estamos bien, para qué cambiar”. Pero yo no estaba bien, yo necesitaba más y poco a poco aprendí a callar y poco a poco aprendí a suspirar y poco a poco mi alma empezó a llorar.

Te amaba sobre todas las cosas, y así empecé a adaptar mi vida a lo que tú esperabas, sin tener en cuenta que mi alma añoraba. Como fiera enjaulada, dejó de importarme lo que me rodeaba. Solo vivía para levantarme, trabajar, comer, llegar a casa trabajar más, y cumplir como mujer, todo a su hora, todo a su tiempo como siempre.

 

Dejé de arreglarme, dejé de cuidarme, mis horas pasaron a acoplarse a tu reloj, hasta que un día me miré al espejo y no reconocí a la sumisa y obediente persona que me devolvía la mirada. Y volvió a despertar la fiera, y volví a querer sentirme viva y volví a descubrir que había más maneras de vivir la vida.

 

Ahora hay alguien que irrumpió en mi vida, no lo toqué, no conozco sus gestos, conozco pocos de sus secretos, pero comparte conmigo la ilusión, comparte conmigo el romper la monotonía. Alguien que me comprende, alguien que no me es indiferente, que me vuelve a hacer sentir mujer, que de nuevo me hace sentir viva. Alguien que me hace bailar un gusano en la tripa. Alguien que no se acerca a mí por costumbre sino por deseo, alguien diferente…. y que hace que mi vida no sea como siempre.

 

No te sientas herido, porque aún no pequé, por eso antes de que suceda anda y a mi lado siéntate, que hoy tenemos que hablar de algo diferente, que hoy nuestras vidas dejarán de ser como siempre.

 

Hoy vamos a romper las cuerdas de estas pobres marionetas.

5 comentarios to “ROMPIENDO LAS CUERDAS DE LAS POBRES MARIONETAS”

  1. akompasado,irakundamente sereno
    me senti alli..en esa misma cituacion
    kada frakmento me ha transportado y nuevamente deskubro
    k las kuerdas se rompen.

  2. Totalmente de acuerdo, en que es un error, y que son los hombres quienes más lo cometen.
    Gracias por lo de gran escritora, pero estoy a años de luz de serlo, igual me relaja aunque no lo haga bien.
    Y dale con que me caes o no me caes bien.
    Vuelve a sobrar otros comentarios, espero no te moleste, pero en cuanto sepa como se borran, borraré alguna cosa que está de más.

  3. Por cierto, te envíe mail pero me devuelve el correo, así que debes tenerlo lleno o caducado.

  4. ok, te he enviado un mail al del trabajo, porque no quiero discutir ciertas cosas por este medio.
    Intenta activarlo de nuevo.

  5. Totalmente de acuerdo con usted Antonio.
    Besines y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: